Kandinsky – Vida y obra

03 Abr 2019
Pintura

Cuando se habla de la pintura abstracta y sus orígenes, difícilmente se puede evitar nombrar a Kandinsky; considerado por muchos como el creador de la pintura abstracta como la conocemos.

Pero ¿quién fue?, ¿qué aportó?, y ¿por qué es tan importante en el mundo del arte? En este artículo te traemos un repaso de la vida y obra del maestro Vasili Kandinsky.

Biografía

Primeros años

Vasili Kandinsky nació el 4 de diciembre de 1866 en Moscú, Imperio Ruso.

Hijo de un importante comerciante siberiano y de una madre rusa de origen alemán, Vasili creció en el seno de una familia de clase media-alta de la época.

Durante su infancia, al pasar mucho tiempo por su abuela materna, aprendió a hablar tanto alemán como ruso de forma fluida; algo que más adelante le serviría para moverse sin muchos contratiempos entre Rusia y Alemania.

Luego de algunos problemas familiares, su tía se hizo cargo de sus estudios. Es en esta época cuando Vasili tiene su primer contacto con las artes, aunque se enfocó más en la música que en la pintura.

Más adelante, entró a la Universidad de Moscú para estudiar Economía y Derecho. Destacó como estudiante y líder estudiantil, aunque su destino iba por otro lado.

Su transformación como artista y maestro

En 1896, A la edad de 30 años, la vida de Kandinsky dio un giro de 180 grados ya que rechazó un puesto como profesor titular en la Universidad de Dorpat y se fue a estudiar arte a Múnich, Alemania. Si bien, no tenía muchos conocimientos de pintura, estaba muy motivado en aprender luego de ver en una exposición los cuadros impresionistas de Monet y Renoir.

A consecuencia de todos los movimientos y estilos modernos que se vivían en los círculos artísticos de Múnich, Kandinsky dejó de lado los estilos tradicionales para enfocarse en los más nuevos. Por esa razón, sus obras en este periodo estaban más enfocadas en el color y la luz, que en la figura.

Para finales del siglo XIX en inicios del XX, se vivió una ruptura importante en el mundo del arte. Muchos artistas en Alemania y Francia habían cambiado la idea de la “representación fidedigna de la naturaleza” por la libre creación, algo que marcaría importantemente a Kandinsky.

Ya para los primeros años del siglo XX, se convirtió en un importante impulsor del arte del nuevo siglo tanto en Alemania como en Rusia, llegando incluso a abrir su propia escuela de pintura.

La nueva era

En un periodo de mucha experimentación, Kandinsky junto con su compañera, Gabriele Münter, crearon obras que se alejaban bastante a lo que se estaba viendo en los círculos artísticos más formales.

Aunque sus cuadros seguían teniendo algunas influencias figurativas propias del impresionismo, realmente estaban a medio camino de la completa abstracción.

Para formalizar ese cambio total en la manera de crear arte, Kandinsky escribe un documento titulado De lo espiritual del arte. Este libro se consideraría más adelante como la obra teórica artística más influyente del siglo XX.

En 1911, Kandinsky junto con otros artistas crean uno de los principales movimientos expresionista en Munich.

En 1913 pinta Composición VI y Composición VII. Con estos cuadros se marca oficialmente el inicio de la pintura abstracta.

La revolución rusa

A consecuencia de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de los grupos de extrema en Alemania, Kandinsky tuvo que irse del país. Al inicio deambulo por varios países de la región junto con Gabriele, pero al ver que la guerra estaba durando más de lo imaginado, mejor decidió regresar a Moscú.

En 1917, luego de una relación de algunos meses, se casa con una joven 20 años menor llamada Nina Andreevskaya. Ambos se asientan en una casa en el centro de Moscú.

En octubre de ese mismo año, estalla la revolución. Si bien, Kandinsky en esos momentos se mantuvo muy neutral en relación a las corrientes políticas, supo muy bien que su trabajo podía influenciar positivamente el resurgimiento de una nueva patria, así que se alistó con los líderes de la revolución.

Durante los años posteriores, Kandinsky trabajó muy de cerca en el área de fomento artístico y cultural de la Rusia post revolucionaria. Sin embargo, para 1920, la tendencia artística se limitaba a la propaganda política y a los ideales marxistas, algo que no le cayó de buena manera. Después de distintas confrontaciones con los líderes de la organización en la que participaba, en 1921 decide regresar a Alemania.

Su regreso a Europa

En 1922, Kandinsky llega a Berlín junto con su esposa. Un par de meses más tarde, le invitan a dar clases en la Escuela Bauhaus, en Weimar.

Durante casi una década, gran parte de su tiempo lo dedica a la enseñanza, a desarrollar trabajos teóricos y al estudio la apreciación pictórica. Sin embargo, durante este periodo crea algunas de sus pinturas más conocidas.

Para inicios de 1933, con el ascenso de los nacionalistas alemanes, tuvo que huir a Francia para evitar ser perseguido.

Desde su llegada a París hasta sus últimos días, sus pinturas se volvieron cada vez más íntimas y orgánicas. En este periodo logró hacer algunas exposiciones individuales importantes, aunque no se comparaban a los grandes eventos que hacía en Alemania algunos años antes.

El 16 de diciembre de 1944, fallece Kandinsky a la edad de 78 años.

Su obra

El estilo de Kandinsky cambió considerablemente con el pasar de los años, incluso él mismo ─en tono de broma─ comentaba que “sus cuadros fueron hechos por diferentes artistas”.

Sus primeras pinturas estaban fuertemente influenciadas por el impresionismo de Monet y en el paisajismo alemán de finales del siglo XIX. Más adelante, a inicios del siglo XX, Kandinsky se dedicó a explorar distintos estilos y a desarrollar su sello personal, aunque sus obras seguían manteniendo una tónica parecida al de los movimientos artísticos populares de la época.

A partir de 1908, sus obras poco a poco se fueron alejando del arte figurativo. Algunos de sus cuadros tenían la premisa de que “el color estaba al mismo nivel que la figura”. Para 1910, se distancia completamente de la tendencia hacia lo decorativo y se enfoca en el desarrollo de la composición fuera de lo natural.

Entre finales de 1910 e inicios de 1911, crea sus primeros cuadros abstractos. La mayoría de estos trabajos eran ensayos para lo que más tarde se convertirían en sus primeras obras abstractas formales: Composición VI y Composición VII.

Durante el resto de la década, sus trabajos se enfocaron en representar las emociones a través de elementos no tan tradicionales. Si bien, sigue explorando la pintura abstracta como composición, la expresión tomó un papel importante en su obra.

En la década de 1920, adopta las formas geométricas dentro de su repertorio. En estos años crea la mayoría de sus cuadros considerados como “obras maestras”.

A partir de 1933, se fue alejando de la geometría más estricta y su enfoque cambió hacia la creación de formas más orgánicas.

El jinete azul (1903)

Su primera acuarela abstracta (1911)

Composición VI(1913)

Composición VIII (1923)

Sobre el blanco II (1923)

Amarillo, rojo y azul (1923)

Movimiento I (1935)

Cielo azul (1940)

Algunas curiosidades

  • Estudió arte de forma formal  por primera vez hasta los 30 años. Aunque había tomado clases de dibujo cuando era niño, realmente había mostrado más dotes para la música que para las artes visuales.
  • Fue un destacado estudiante de derecho, al punto que lo invitaron a dar clases antes de graduarse.
  • Muchas de sus obras fueron destruidas por los nazis.
  • Tuvo un hijo, pero murió siendo un bebé.
  • Su viuda, Nina, murió a consecuencia de un asalto a su domicilio en 1980. Irónicamente el ladrón solo se llevó joyas y dinero, dejando de lado algunos cuadros millonarios que había colgados en las paredes.
Te recomendamos

Comentarios